¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es el acto inconsciente de apretar o rechinar los dientes, se puede producir solo por la noche o también durante el día, sin que la persona sea consciente de ello. Es producido por la contracción, de los músculos masticadores.

Se piensa que entre un 10 y un 20%, de la población sufren el bruxismo. Aunque hay investigadores que sostienen que todas las personas en algún momento de su vida sufren bruxismo, debido a los factores que se piensan que lo pueden producir.

No se ha llegado a un acuerdo según los factores, que pueden desencadenar el bruxismo, pero el estrés diario, es algo de lo que tienen en común, la mayoría de los pacientes.

Factores causantes:

  • El nivel de estrés, que la persona experimente.
  • Frecuencia  y fuerza con que  aprieta y/o rechina los dientes.
  • Tipo de dentadura.
  • La postura.
  • La capacidad de relajarse.
  • Su dieta.
  • Los hábitos al dormir.

El principal síntoma, es el apretar o rechinar de los dientes involuntarios, pero lo que realmente alarma al paciente de que esto está ocurriendo, es el dolor en la articulación temporo-mandibular (ATM) y los músculos de esta, e incluso molestias por la presión en las piezas dentarias. El dolor se puede irradiar hacia la cara y el cuello. Y en casos más extremos se pueden dar estos otros síntomas:

bruxismo

  • Movilidad y desgaste de las piezas dentarias.
  • Hipertrofia de los maseteros.
  • Ruidos o chasquidos articular de la ATM, con inflamación de la zona.
  • Dolor de oído.
  • Dolor de cabeza.
  • Ansiedad, estrés y tensión.
  • Depresión.
  • Trastornos alimentarios.
  • Sensibilidad al comer cosas calientes, frías o dulces, por el desgaste dentario.
  • Insomnio.
  • Vértigos.
  • Inflamación de la garganta.

El tratamiento del bruxismo es multidisciplinar, en el que deben intervenir, el odontólogo, el psicólogo y nosotros los fisioterapeutas.

El odontólogo se ocupará de solucionar los problemas dentarios que existan y poner remedios para prevenir problemas futuros.

Debido a la influencia, que tiene el estrés en esta patología, el psicólogo tiene también su  papel, para enseñar a relajarse al paciente y a sobrellevar el estrés diario.

Por último y no por ello menos importante, el fisioterapeuta se encargará de disminuir el dolor y evitar que los daños vayan a más. Dependiendo del tiempo que lleve sufriendo bruxismo el paciente, podría variar el tratamiento, aunque los objetivos a groso modo son los mismos.

TRATAMIENTO FISIOTERAPICO Y OSTEOPATICO consistirá en:

  • Aplicar frío en la ATM, para disminuir la inflamación.
  • Ejercicios de estiramientos de los músculos de la boca y cara en general, además de estiramiento de los músculos del cuello y cintura escapular.
  • Masoterapia  de dichos músculos eliminando contracturas, puntos gatillos o dolorosos.
  • Enseñar ejercicios, además de los estiramientos, de relajación de la musculatura anteriormente nombrada.
  • Tratamiento de osteopatía craneal, para tratar la ATM y su relación con el resto del cráneo y cervicales.

Además del tratamiento descrito, es importante que el paciente cambie ciertos hábitos de la vida diaria para eliminar este problema y evitar que vuelva a ocurrir en un futuro inmediato.

  • Evitar los alimentos demasiado duros y/o dulces.
  • Tomar mucha agua todos los días.
  • Descansar correctamente.
  • Visitas periódicas al odontólogo para asegurarse de que su boca está completamente sana, sin caríes, infecciones, etc.

En si no es un problema que se pueda prevenir, pero que si es importante detectarlo precozmente, para evitar daños irreversibles como el desgaste exagerado de las piezas dentales o incluso la perdida de estas, dolores fuertes de cabeza y cuello que pueden irradiarse a los brazos, etc.

Leave a Comment